Buscador
 
Publicidad
 
Siguenos
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
Comunidad Facebook
Los más votados
 
Los más vistos
 
Nube de tags
Qué buscas Qu buscas shipsu labrador esnarse chisu chiguaguas chisus shysu shishu Pitbull chizu shitzu schnauzer yitsu shitsu pug boxer dalmata maltes cocker shisu beagle perro ptl chihuahua
 
Recomendamos
 
 
 
Galgo Español
Orígenes: España, S. I a. de C.
Carácter: Amistoso, dócil, afectuoso, tranquilo, reservado.
Altura: de 60 a 70 cm.
Peso: de 27 a 31 Kg.
Relación con niños: Excelentes
Relación con perros: Buenas
Coste mantenimiento: Normal
Cuidados: Normal
Necesidad de espacios: Normal
Necesidad de actividad: Bastante

Se conocen tres variedades de Galgo Español: la variedad de pelo liso, la de pelo largo (prácticamente inexistente) y la de pelo duro. De las tres, la primera es la que encontramos fácilmente en los certámenes caninos de belleza, en las pruebas de campo y en las competiciones que tienen lugar en los canódromos.

Descendiente egipcio

Perfectamente adaptado a la geografía ibérica, a la aridez de nuestros campos y a nuestro clima cambiante y anárquico, el Galgo de Pelo Liso se ha convertido en la variedad idónea y mejor adaptada con el paso de los años; la naturaleza se ha encargado de configurar una raza que resistiera perfectamente la agresión de los animales salvajes y el roce de las zarzas y rocas. El galgo reucerda a los remotos perros faraónicos, que figuraban en las tumbas del antiguo Egipto.

Sin demasiado temor a equivocarnos podemos asegurar que el Galgo Español es un descendiente del Vertades Romano, que llegó a España junto con los romanos. Esta raza romana, a su vez desciende del Lebrel Egipcio, por lo que no es de extrañar que el Galgo Español se asemeje a esta raza faraónica. La única diferencia destacable es la colocación de las orejas, puesto que, mientras que estos perros egipcios poseían unas orejas erguidas, el galgo luce unas orejas semicaidas en rosa.


Otra hipótesis afirma que los Celtas fueron los que trajeron el galgo a la península cuando se instalaron en las Galias, y de ahí el nombre de Galgo del latín 'Canis Gallicus'. Pero de lo que no hay ninguna duda es de que el Galgo viene de los antiguos perros faraónicos.

Existe todavía otra hipótesis, que no parece muy lógica, según la cual desciende del Sloughi, y llegó a España con los árabes hacia el siglo IX.

Las últimas investigaciones apuntan la posibilidad de que llegaron dos ramas de perros parecidos provenientes de dos puntos diferentes (los romanos y los Celtas) y que los sucesivos cruces entre ellos a lo largo de los años podrían explicar la diferencia que existe entre los Podencos y los Galgos.

Un perro con tradición en España

La existencia de esta raza en la península se dio muchos siglos atrás y muy semejante a como lo vemos hoy, era ya el Galgo Español del siglo XV. Durante la repoblación de las tierras en la Reconquista y su adecuación para el cultivo, las liebres y la caza en general empezaron a aumentar en toda Castilla. Da constancia del aprecio que el galgo suscitaba en estos años el gran número de leyes que penalizan su hurto o su muerte: Fuero de Salamanca (siglo IX); Fuero de Cuenca; Fuero de Zorita de los Canes; Fueros de Molina de Aragón (siglo XII); Fuero de Usagre (siglo XII). En el Cartuario de Slonza se encuentra la escritura de una donación de heredad en Villacantol otorgada por el Mayor Gutiérrez en favor de Diego Citid, fechada el 3 de noviembre de 1081, en la que se dice: "Urso galgo colore nigro ualente caetum solidos dae argento"; hallar este tipo de perro inventariado nos da una idea del alto valor estimativo en que se le tenía.


En el renacimiento sigue viva y pujante la tradición galguera y así Martinez del Espinar escribe en su (Arte de Ballestería y Montería): "Muchas maneras hay de matar estos animales (las liebres), diré las que en España usan: correnlas con galgos, que aquí los hay ligerísimos, y asimismo lo son algunas liebres, que se les escapan sin poderlas alcanzar; y no porque corren hoy dejan de volver a sus querencias; antes estas liebres corredoras las continúan, porque tienen conocido el camino de su huída, y por la mayor parte se encaman cerca de alguna senda o camino, orilla de algún soto, monte o ladera, o tierra pedregosa, y así huyen de ellas y de ir cuesta abajo que las alcanzan luego en las laderas y tierra tiesa, parece que vuelan". Es la geografía Castellana quién forja al galgo, tanto en la Meseta Norte: Valladolid, Zamora, Ávila, Salamanca, Segovia, Soria, Burgos y Palencia; como en la Meseta Sur: Toledo, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Ciudad Real, así vemos el Galgo extenderse por todas aquellas zonas llanas en las que no puede hacerle competencia el Sabueso.

El siglo XX: cruce con el Greyhound

El Galgo Español ha padecido el mayor atentado ecológico de todas nuestras razas autóctonas, por cruces indiscriminados con Greyhound. Estos mestizos son el centro de las fiestas sociales de la alta burguesía y la nobleza a comienzos del presente siglo. A las competiciones y copas en Fresno, Venta la Rubia, La Ina, Algete y el Goloso acuden las clases pudientes dispuestas a disfrutar de esta diversión galguera. Así, el presidente fundador del Coto La Ina en 1919 es Juan Pedro Domech. En 1911 la Real Sociedad Canina, se apresuraría a reconocer de carácter oficial a esta entidad, cosa natural si sabemos que la Reina Doña Victoria Eugenia corrió un Galgo a su nombre en uno de los concursos y que varios miembros de la familia real eran asiduos espectadores. La aparición del Anglo-Español trae como consecuencia que se vaya perdiendo en gran medida la afición a la caza, con muerte de la liebre, y se busque sólo el espectáculo de la carrera. La memoria anual de la Real Sociedad Canina da una referencia obligada y constante del desarrollo detalladísimo de la competición haciéndose así cómplice de la creación de ese mestizo sin caracteísticas morfológicas estereotipadas, cuya velocidad no es capaz de suplir la resistencia, rusticidad y tesón del auténtico Galgo Español.


Características



El galgo posee un carácter serio y retraido y en ocasiones, especialmente cuando caza, demuestra una gran vivacidad.

Se trata de un perro Lebrel de buen tamaño, eumétrico, subconvexo, sublonguilíneo y dolicocéfalo. De esqueleto compacto, cabeza larga y estrecha, tórax de amplia capacidad, vientre muy retraído y cola muy larga. Tren trasero bien aplomado y musculado. Pelo fino y corto o duro y semilargo.

Su cabeza está proporcionada con el resto del cuerpo y es larga. Las líneas cráneo-faciales son divergentes.
El conjunto cráneo-hocico visto desde arriba a de ser muy alargado y uniforme; con hocico largo, estrecho.


Los dientes son fuertes, blancos y sanos con mordida en tijera. Los caninos están muy desarrollados y tiene todos los premolares.

El galgo tiene ojos pequeños, oblicuos, almendrados; preferiblemente oscuros, de color avellana con una mirada tranquila y dulce.

Sus orejas son de ancha base, triangulares, carnosas en su primer tercio y más delgadas y finas hacia el final que será en punta redonda, de implantación alta. En atención semi erectas en su primer tercio con las puntas dobladas hacia los laterales. En reposo en rosa pegadas al cráneo. Ejerciendo tracción llegán muy próximas a la comisura de ambos labios.


El cuello es largo, de sección ovalada, plano, esbelto, fuerte y flexible. Estrecho en la parte de la cabeza, continuando con ligero ensanchamiento hacia el tronco. Borde superior ligeramente cóncavo. Borde inferior casi recto con ligera convexidad central.

El galgo posee un cuerpo rectangular, fuerte y flexible. De pecho ampliamente desarrollado, vientre muy recogido; dando sensación de fortaleza, agilidad y resistencia. El lomo es largo, fuerte, no muy ancho y de borde superior arqueado con compacta y larga musculatura, dando sensación de elasticidad y fortaleza. La altura del lomo en su parte central puede sobrepasar la alzada a la cruz. El dorso recto, largo y bien definido. Las costillas con amplios espacios intercostales y aplanadas. El costillar ha de ser bien visible y marcado. El perímetro torácico será ligeramente superior a la alzada a la cruz.

La cola es de nacimiento fuerte e inserción baja, discurre pegada entre piernas afinándose progresivamente hasta terminar en punta muy fina. Flexible y muy larga; sobrepasa ampliamente el corvejón. En reposo cae en forma de hoz con gancho final muy acusado y lateralmente inclinado. Remetida entre piernas con gancho final que casi roza el suelo por delante de los miembros posteriores; es una de las posturas que más tipicidad confieren a la raza.


Las extremidades delanteras vistas en conjunto están perfectamente aplomadas, finas, rectas y paralelas, metacarpos cortos y finos y pies de liebre. Por otro lado, las extremidades traseras son potentes, con huesos bien definidos, de musculatura larga y bien desarrollada. Perfectamente aplomadas y de correctas angulaciones. Corvejones bien marcados; metatarsos cortos y perpendiculares al suelo; pies de liebre con dedos altos. Dan sensación de potencia y agilidad en el impulso.

Los galgos pueden tener disitintos tipos de pelaje. El pelo suele ser tupido, muy fino, corto, liso y repartido por todo el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Ligeramente más largo en la parte posterior de los muslos.
Existe tambien una variedad de pelo duro semilargo que presenta mayor aspereza y longitud de pelo, que puede ser variable; aunque siempre repartido uniformemente por todo el cuerpo llega a presentar una barba y bigotes en la cara, sobrecejas y tupe en la cabeza.
Los colores del pelaje pueden ser muy variados y no hay ninguno estándar. Se consideran como colores más típicos y por orden de preferencia los siguientes: barcinos y atigrados más o menos oscuros y de buenas pigmentaciones, negros, barquillos oscuros y claros, tostados, canelas, amarillos, rojos, blancos y berrendos y píos.

La alzada en cruz en los machos es de 62 a 70 cm mientras que en las hembras es de 60 a 68 cm. Si el tamaño no encaja con con el establecido no es importante si el animal está bien proporcionado.


Votar:
 
COMENTARIOS
 
 
 
 


Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.